Desarrollo Humano - "Buscando La Felicidad"

"Buscando La Felicidad"

Cuando aprendes a ser libre interiormente la perspectiva ante la vida es muy diferente, te siguen cayendo piedras pero tu fortaleza interior te sostiene, eres siempre tan fuerte; que las sabes detener o canalizar.   

Aprender a vivir verdaderamente es liberarse de situaciones que atrapan del pasado de las cuales nos resistimos o renegamos.  La verdadera vida o Felicidad es un constante movimiento armónico de fortaleza, es sentir con pasión, es estar en paz, es vivir lleno de situaciones positivas.

Algún día nos hemos sentido en el lado de la tristeza, confusión enojo.... pasándonos del otro lado el fin de semana, las fiestas, el baile, muy aceptable, pero no es felicidad, ambos, son extremos; la felicidad se encuentra entre esos dos puntos, es un paraje de equilibrio entre ambos.

Y sólo se encuentra en nuestro interior, en el silencio llenándonos de armonía sin represiones, frustraciones ni emociones contenidas y entonces se manifiesta el espíritu sagrado en tu SER

Cita Célebre

“El que allá muerto, no es prueba suficiente de que allá vivido”

 

Morir no significa irse a la fosa silenciosa, lo dicen las escrituras; que hablan de la muerte cuando se transforma todo, morir a la fantasía, la envidia, a la ignorancia y falta de conocimiento sobre las cosas repetidas a través de la sociedad, morir a la desesperación y encontrar la tranquilidad, morir al enojo, a los conceptos negativos para alejarte de la enfermedad,

morir a la imposición y dejar ser libre a los demás, morir a la arrogancia aceptando algún apoyo, morir a la tristeza y cantar de felicidad, morir a la ansiedad de nuestros vacios, morir a la falta de voluntad, morir a los apegos y aprender a vivir aun con alguien pero con individualidad, morir a los prejuicios, al desamor, morir al atardecer y renacer todos los días, morir a hablar para aprender a escuchar, morir a los gritos y abrazar, besar, morir a la guerra y llenarnos de paz, morir a los miedos, aprendiendo a encontrarnos cada día en nuestro interior, morir a la debilidad haciéndonos seres fuertes, no duros, sino FUERTES, aceptando nuestra sensibilidad, morir a los chismes y juzgamientos y aprender a respetar, morir a la ignorancia y aprender la sabiduría de la vida; MORIR; cuando aprendas a hacer esto, podrás darte cuenta; lo que es la LIBERTAD.

 

Diferente a morir físicamente, donde existe esa forma al dejar este mundo para trascender a un estado mejor del que se tenía al momento de partir. Cuando alguien muere dicen: ya se nos fue, quien se fue?  Porque el cuerpo ahí está, el alma se desprende del cuerpo y trasciende. 

Y si hablamos de la muerte espiritual, Con certeza os digo: es la forma de caminar todos los días, sin haberse encontrado a sí mismo, dejando que los demás decidan, convirtiéndose en maquinas con cerebros condicionantes, permitiendo que las personas, medios, organizaciones, dirijan nuestras vidas, que hacemos,  decidimos, vestimos, y sobre tooodo, que comemos, sin mí investigación previa y precisa.

Cada vez que inconscientemente permita que decidan por mí, estaré creyendo vivir muerto. Si dos personas están de acuerdo en todo con seguridad os digo una de ellas, está manipulando. 

Hay que Ser Sabio para respetar con amor lo que se decida y se quiera mutuamente.

Si lo elijo es porque lo quiero, si lo quiero lo hago, al hacerlo lo disfruto; de tras del querer va el poder, detrás del poder las consecuencias y detrás d las consecuencias la responsabilidad de mi SER. 

 

LA FELICIDAD ES UN CAMINO, UN PROCESO DE VIDA; OS INVITO,  APRENDER A SER,  VERDADERAMENTE  FELIZ.

Autor: Lilia Luna

Artículos relacionados

¡A disfrutar la vida!

¡A disfrutar la vida!

Conoce los 10 ladrones de tu energía mental emocional y física; te quitarás muchos dolores de cabeza…

¿Qué pasa con los hombres?

¿Qué pasa con los hombres?

¿A qué se debe que en las últimas generaciones haya aumentado la tasa de divorcios alrededor del mundo y al mismo tiempo disminuido la cantidad de bodas realizadas?

La familia: lugar de cobijo y aprendizajes

La familia: lugar de cobijo y aprendizajes

Evocar la palabra familia me hace retroceder con mis recuerdos a un lugar cálido, donde como dentro de un útero me sentía protegida, acogida, a pesar de que no siempre la calma y la comprensión reinaban.